Stephanie Noach

Stephanie Noach es una curadora e investigadora. Sus proyectos más recientes incluyen “Pórtate Bien. De lo erótico y de lo heroico: sexo y resistencia cultural” (Fábrica de Arte Cubano, La Habana), “Sin Oficio Ni Beneficio” (Bienal de La Habana), “Preferiría No Hacerlo” (Stedelijk Museum Bureau Ámsterdam), “Tenemos Tiempo” (Schloss Ringenberg, Alemania), “Una exposición sin espectadores” (Bienal de La Habana). Enseña en el Instituto Superior de Arte en La Habana y en el Rietveld Academie en Ámsterdam. Ha curado exposciones e intervenciones en espacios públicos con y de los estudiantes como “Palabras al Necio”, “P4”, “Bar La Victoria”. Ha publicado varios catálogos y ensayos— 10 pintores concretos (Fundación Arte Cubano), Papeles de Arte Contemporáneo (Universidad de Granada), Sin Ofico Ni Beneficio (Bienal de La Habana). Ya empieza con su doctorado de la oscuridad.

“Pórtate Bien”

Cierto sobredimensionamiento de lo erótico ha sido asociado a la condición latina. Desde el siglo pasado, se ha representado al/a la latino/a excesivamente como una figura apasionada, muchas veces con poca ropa e hipersexualizado/a. El mito del latín lover, el imaginario de la voluptuosa y sensual latina, la asociación de los ritmos latinos con su conducta sexual, son partes de este condicionamiento predominante impuesto por la mirada postcolonial. Los estereotipos de la sexualidad y de la estética latina actualmente forman la base de un mercado lucrativo de turismo sexual, pornografía y cirugía plástica; una economía donde se negocia el capital erótico. Dentro de este mercado, el cuerpo femenino es el recurso más lucrativo, que muchas veces se muestra erotizado para capitalizarlo.

Durante mis residencias en Casa Tres Patios y Lugar A Dudas quiero analizar cómo la música popular, específicamente el reggeaton y la salsa choke, refleja ideas acerca de la sexualidad y el género, y cómo simultáneamente redistribuye y fortalece un imaginario machista. Por su gran extensión y popularidad en Colombia, se puede concluir que el reggeaton transmite conceptos compartidos por un grupo amplio y heterogéneo. Medellin, siendo la capital del reggeaton, y Cali, la cuna del baile y más reciente de la salsa choke, ofrecen los lugares ideales para profundizar sobre cómo la música popular sintetiza ideas acerca de lo femenino, lo masculino, y la interacción adecuada entre las diferentes sexualidades. Analizaré la música popular en su triple vertiente de baile, texto y vídeoclips.

Mediante el baile estudiaré cómo los los hombres, las mujeres y los genderqueer se expresan a través de sus cuerpos, cómo se relacionan públicamente las personas de diferentes sexos, y las personas del mismo sexo. Las maneras en las que dentro del baile se mueve el cuerpo y se relacionan las personas entre sí instruyen sobre las ideas comunes acerca de las masculinidad y la feminidad, y de lo que constituye una relación aceptable entre diferentes géneros en el espacio público. Los textos musicales ofrecen una manera para entender el papel que asignan a la mujer, al hombre, y al contexto cultural más amplio. Entiendo su léxico erótico como indicador de las expectativas de las actividades especificas de diferentes géneros, los patrones de dominación y las estrategias de acoplamiento. Analizaré los videos como plataforma desde donde se transmite ideales de belleza, modelos de roles de género, y modelos del comportamiento sexual.

Situaré los arquetipos masculinos y femeninos divulgadas en el reggeaton dentro el marco del nuevo capital erótico— para las mujeres el capital erótico consiste en la sensualidad y belleza que poseen, para los hombres es la cantidad de experiencia sexual acumulada. De tal manera aspiro valorar las relaciones entre la economía y la sexualidad, y cómo lo que socialmente se considera “buenos ” y atractivos hombres o “buenas” y atractivas mejores se sostiene por el mercado.