Matar dos pájaros de un tiro – Francois Mazabraud

Matar dos pájaros de un tiro 

Francois Mazabraud


Cuando llegué a Cali, de inmediato me llamó la atención el uso de papel polarizado en las ventanas de los autos. En Francia, usar este material en ventanas u objetos en el espacio público está estrictamente prohibido; sólo el presidente puede hacer uso de él. Para un chico europeo como yo, esto es interesante porque mi imaginario sobre Colombia está saturado de estereotipos de violencia como: la colonización, el narcotráfico, las FARC etc. Sin embargo, un simple gesto como colocar un pliego de vinilo polarizado podría ser de hecho más violento  – porque puede ser más común y real – que todos los hechos históricos que he conocido por internet, libros o periódicos. Veo una analogía en el hecho  de que la mayor parte del tiempo tu ves arte en muchas páginas web, blogs, facebook, catálogos, excepto en el espacio de exhibición, lugar donde las obras se muestran. Pero la pregunta siempre es la misma, y siempre está abierta: ¿ves estas imágenes como si fueran obras de arte? ¿Podríamos decir que la obra de arte es original?¿Es más interesante o más real su representación?

¿Puede ser una obra de arte aquella que no puedes ver propiamente en frente tuyo? ¿Que tal si tu sólo puedes ver a través de La Vitrina; rápidamente, de lado o desde lejos, podría ser esto una exhibición?  ¿Sería esto una exhibición?¿Podría esto ser la imagen de una obra de arte y considerarse como una exhibición? ¿Cómo las diferencias entre exhibición, propaganda y  arte se manifiestan?  

En mi trabajo siempre me ha interesado la fabricación de objetos autónomos, letreros o situaciones que desde su autonomía cuestionan la manera de manifestarse en el espacio. Esta es una de las razones por la que me interesé en la vitrina, ya que está directamente relacionada con una situación en la que el espectador puede sentirse cómodo y moverse libremente mientras observa, en el espacio público. En La Vitrina habrá un dispositivo que la convertirá en una extraña interfaz que hará interacción tanto con la obra que estará adentro como con la forma en que los transeúntes ponen atención a lo que ven. La Vitrina será un elemento de resistencia para el espectador común y la obra que estará adentro, espero, objetos extraños, sospechosos y con enigmático deseo.

La obra de François Mazabraud abarca un amplio espectro de acciones donde la abundancia de formas es la imagen de la multiplicidad de sus preocupaciones. Esta producción polimórfica va de la mano de una aguda mirada. De esta forma usa el entorno, en el cual transforma el espacio en campo de la investigación y el material en soporte de la experimentación.

François Mazabraud construye objetos, inventa superficies, escenarios de aglomeraciones y materias primas, aprovecha una reunión o un lugar, crea sistemas parasitarios, en el espacio  público; ve el lado gracioso de las sucesivas capas de realidad e inyecta, en pequeñas dosis, ficciones en el corazón de una normalidad que sublima y denuncia.

 www.francoismazabraud.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.